Gestionando la Ira con Aromaterapia

Gestionando la Ira con Aromaterapia 1000 565 admin

Las respuestas que recibimos no nos gustan, las circunstancias no acompañan. Todo te sale mal y no eres capaz de encontrar un momento para recapitular y pode encontrar el mejor camino para solventar todos los obstáculos que te impiden avanzar. Comienzas a perder la claridad mental de las cosas, cada vez que intentas comenzar algo, se estropea. Cada objeto que tocas se cae. El Mundo entero se ha puesto en contra tuya y lo sabes y lo vives cada vez más intensamente.

El enfado se te atora en la garganta y pugna por convertirse en un exabrupto. Tu cuerpo está tenso y lo notas en ese dolor que de pronto te obliga a girar el cuello como un robot, de la rigidez que soporta. Y entonces alguien te dice «no es para tanto» y estallas. La ira ha encontrado su válvula de escape y ya no tiene freno.

Te has transformando en el doctor Hyde. Tu carótida bombea a toda velocidad, el encarnado ha encendido tu cara. Tu ritmo respiratorio ha pasado de 0 a 100 en menos de un segundo. No eres consciente , pero quien está a tu lado ha visto como has crecido varios centímetros y toda tu estatura domina la habitación. Los que te rodean se van retirando lentamente porque saben que lo que viene no va a ser agradable y han optado, sabiamente, por no alimentar más las llamas de tu ira.

La ira y la fúria se ha apoderado de ti.

  • Esa emoción tan poderosa que nos impide alcanzar lo que perseguimos.
  • Esa emoción que nos ha consumido la energía una vez ha desaparecido y nos deja exhaustos al final del día.
  • Esa emoción que domina nuestra mente desde que nos levantamos hasta que nos acostamos porque no ha habido un momento de paz.
  • Esa emoción que aumenta nuestro umbral de irritación hasta límites insospechados.
  • Esa emoción que nos ha empujado a la soledad porque ya pocos soportan están a nuestro lado.
  • Esa emoción que nos ha transformado en seres irracionales y violentos, verbal o físicamente o ambas.

Anatomía y Neurotransmisores de la Ira

Esta emoción, según la neurociencia y la Universidad de Iowa  y el modelo «direccional motivacional», está vinculada a la región frontal izquierda de nuestro cerebro y concretamente la corteza cingulada anterior y la corteza dorso lateral prefrontal, mientras que la Amígdala es la que enciende la mecha.  La primera, la corteza cingulada se encarga del control emocional mientras que la segunda,  debe de adoptar decisiones racionales y para ello inhibe los impulsos primarios. Si ambas dos funcionan adecuadamente todo va como debe. En caso de que la emoción sea permanente, se agotan y entonces se dan modificaciones en nuestro organismo a todos los niveles: incremento la temperatura del cuerpo, comenzando habitualmente desde el pecho hacia arriba con el  rostro acalorado, incremento del latido del corazón y subsiguiente aumento de la tensión arterial -sobretodo en caso de ira muy intensa, tensión muscular que luego suele manifestarse con contracturas o rigidez en diversas zonas del cuerpo -mandíbulas, piernas, cuello-, temblores en todo el cuerpo, respiración agitada e incluso hiperventilación con sensación de ahogo y mareo. Y las más de la veces, malestar gastrointestinal: náuseas, vómitos, diarreas posteriores o estreñimiento…

El psicólogo Dolf Zillman, Universidad de Alabama,  ha evaluado el transfondo de esta emoción y llegado a la conclusión compartida en general, de que el detonante  de la ira por una amenaza físico y/o simbólica a nuestro sentido de la justicia, la dignidad y la autoestima. Le cerebro responde liberando catecolaminas -dopamina, adrenalina y noradrenalina- que nos activan de tal modo que nos es muy difícil frenar este estado.

Razón de ser de la Ira

Podríamos pensar que la ira es un estado emocional negativo y en la mayoría de los casos así es, como decía Benjamin Franklin «la ira nunca carece de motivo, pero pocas veces se trata de un buen motivo«. Sentir ira nos aporta una oleada de energía y actividad que bien canalizado, nos puede ayudar a avanzar entre los obstáculos que se nos presentan. Quizás por esto y por su poderosa capacidad de para dominar al prójimo, es utilizado en algunas ocasiones como un recurso para persuadir y conseguir lo que se desea.

¿Podemos controlarla?

Por norma general tratar de controlar la ira es un ejercicio de autodominio que en el momento del estallido es difícil de conseguir. Si intentas apaciguar a una persona iracunda, por normal general es como echar más leña al fuego. Y antes de que ello suceda, cuando el nivel de irritación empieza a subir, se suela usar un diálogo interno plagado de reproches y preguntas que muchas veces, refuerzan aún más nuestra ira ya que nos auto justificamos en el proceso de demostrarla ya que estamos defendiendo la razón, la justicia y la venganza ante una ofensa, un insulto o una amenaza.

Se dice que el mejor método es «distraer» la mente de esos pensamientos recurrentes, tomar el aire, meditar….pero sinceramente…

¿eres capaz de frenar y ser consciente de tu momento de ira?
y no solo eso, ¿parar de inmediato para meditar sobre tu comportamiento?

 

Por algo la ira es una emoción incontrolable. Nuestra amígdala sigue estimulando adrenal y corticalmente nuestro cerebro, incluso durante horas o días. Aquella persona que ya ha sufrido durante el día los sinsabores de una jornada plagada de dificultades, tiene más número de la lotería para ser presa de la ira por este motivo. Las tensiones sufridas lo mantienen en estado adrenocortical excitado que es como decir, «jornada de puertas abiertas a la ira«.

Aromaterapia para gestionar la ira

Desde esta Escuela nos planteamos la gestión aromática de la ira en varios pasos. Un tratamiento de fondo y un tratamiento de emergencia. Podemos después escoger diferentes enfoques:

  • Centrarnos en el control de las sustancias que se segregan cuando la ira nos controla; dopamina, adrenalina o noradrenalina. Y para ello podemos encauzar nuestra búsqueda en las moléculas aromáticas.
  •  Gestionar los síntomas que aparecen cuando nos enfadamos, que son muchos y variados.
  • Seguir las pautas que el estudio -según la Medicina China- de los elementos y los órganos afectados por exceso de fuego: hígado y vesícula biliar alterados.
  • Ir al origen de nuestra ira, a aquel pensamiento o circunstancias personal que nos impulsa a reaccionar con ira

Son muchas opciones y en este artículo me voy a decantar por intentar aunar un poco de cada una y sumarle la experiencia, que sin duda, es un grado más. He aquí una pequeña lista:

🌱 Ylang-ylang (Cananga odorata). Su nada despreciable 10% de linanol, conocido por sus capacidades ansiolíticas y bradicárdicas, le convierte en el aroma exótico de la colección. Actúa directamente sobre la pituitaria, ayudando a segregar endorfinas y transformando el momento de disgusto en otro mucho más agradable y dispuesto controlar también, a nivel endocrino, la segregación de cortisol.  Si la causa de tu ira radica en tu incapacidad de mostrarte tal y como eres por introversión y lo demuestras con la frustración y la  irritabilidad, es tu aceite esencial del fondo. Además también colaborará en disminuir la presión arterial  incluso aplicándolo vía dermal.

🌱 Hinoki (Chamaecyparis obtusa).  Otro aceite esencial para utilizar en un tratamiento de fondo, en previsión o como un inhibidor de la emoción aún antes de que aparezca. Si eres propenso a la ira, oler una vez al día este aceite esencial, o en su defecto la combinación aromática que te muestro a continuación, te dispondrá a un estado de armonía contigo mismo y a controlar esos repentinos cambios de humor que preceden a la ira. Este aceite esencial ha sido uno de los estudiados en nuestro Curso de Estrés Postraumático y Aromaterapia como un excelente antidepresivo y ansiolítico.

Formula de fondo

🌱 Cardamomo (Elettaria cardamomum). Cuando nos dejamos llevar por la ira, solemos perder el norte de nuestros pensamientos, el enfoque, la vista se nubla y el raciocinio nos abandona. Este aceite esencial nos predispone a dar un paso atrás y ver la situación desde un punto de vista mucho más amplio. Nuestro cuerpo cingulado anterior ve rebajada el aporte de adrenalina gracias a la gran cantidad de ésteres que tiene, entre un 30 a un 50%. Regula además la cantidad del receptor  GABA y por tanto inhibe la actividad  del eje hipotalámico hipofisario adrenal  con un efecto anti-estrés importante. Si hay, además, molestias digestivas derivadas del estado emocional, es perfecto para diluir en un aceite vegetal como la pepita de uva o la nuez de albaricoque y aplicarlo desde la boca del estómago hasta la pelvis ejerciendo en cada pase de las palmas de las manos, una mayor presión, controlada y sostenida. Forma parte de nuestra Sinergia Aromática Personalizada para uno de nuestro clientes, «Puedes medir mejor tu respuesta».

🌱 Menta Piperita (Menta x piperita). He aquí el apagafuegos de nuestra sinergia de emergencia. La falta de discernimiento se ve seriamente afectada y nuestro lóbulo izquierdo, encargado del lenguaje, el análisis de los detalles, la lógica, se ve alterado. Este aceite esencial ha demostrado científicamente su capacidad para activarlo. Será el componente de nuestra Sinergia Aromática Personalizada que enfriará el repentino arranque de ira con su sola y pura olfacción si fuese preciso. Solo oler del frasco durante unos 15 segundos y repetir la olfacción un par de veces más en los siguientes dos minutos nos bajará de la atalaya inexpugnable donde nos ha subido la furia.

🌱 Albahaca qt. linalol (Ocimum basilicum qt. linalol). El componente estrella de esta aceite esencial, el linalol ha sido estudiado y comprobada su efectividad como un calmante y modulador del Sistema Nervioso Central a través de la vía de la serotonina, la cual trabaja el estado de ánimo y  la fuerza de voluntad y la agresividad.  Reductor de la corticoesterona, es un estupendo restaurativo cerebral y un relajante nervioso que el Dr. Jean Valen  utilizaba para tratar los desequilibrios gastrointestinales provocado por un desajuste entre el Sistema Nervioso Central y la corteza adrenal. Nuestra Corteza cingulada ha de adaptarse mejor a la situación y establecer unos objetivos razonables y lógicos que la ira ha idealizado en exceso. Al no poder conseguir lo que buscamos, la frustración se ha vuelto contra nosotros y la hemos canalizado a través de la ira mal contenida. La albahaca qt. linalol va a flexibilizar nuestras acciones, relajar la crispación y ayudarnos a buscar un objetivo de vida más realista.

Con la ayuda de la Aromaterapia bien establecida, acompañando el tratamiento con una entrevista dialógica y un protocolo claro y conciso, podemos tratar múltiples trastornos emocionales. Evidentemente el estudio y la investigación, los feedbacks de los salutantes y el entusiasmo por progresar son claves para dar con la Sinergia Aromática Personalizada más efectiva.

Si deseas aprender por ti mismo y aplicar la Aromaterapia bajo parámetros de seguridad a la par que de eficacia, esta Escuela te ofrece la oportunidad a través del Curso Profesional  Ruta Aromática Emocional de próxima publicación (19 de Noviembre) y con fecha de inicio el 11 de Enero 2022.

Un aromático saludo cargado de equilibrio y sosiego mental.

Ana Requejo

Relacionada con este Artículo dispones de la Sinergia Aromática Personalizad, «Puedes medir mejor tu respuesta«.

 

Bibliografía

  • El neurotransmisor de catecolamina precursor tirosina, aumenta la ira durante la exposición al estrés psicológico severo.
  • Mental control of Angy Aggression.- Hankbool of Mental Control.
  • La Inteligencia emocional.- Daniel Goleman
  • Effects of Ylang-ylang aroma on blood pressure and heart rate in healthy men. Journal of Exercise Rehabilitation 9(2):250-255
  • Volátile Terpenes and Brain Function. Investigation of the Cognitive and Mood Effects of Menta x piperita L. esential oil with in vitro properties relevant to Central Nervous System Function.
  • Curso Estrés Postraumático y Aromaterapia.- Ana Requejo (en esta misma Escuela).
  • Aceites Esenciales en Sinergia.- Ana Requejo